El “trust” en España

En numerosas ocasiones hemos aconsejado la conveniencia de asesoramiento jurídico para otorgar testamento sobre los bienes que el testador posea o tenga en territorio español, así como hacerlo en España sobre los bienes en nuestro territorio.

De nuevo nos encontramos con casos donde “reina por excelencia” la ausencia de asesoramiento jurídico y así, un testamento otorgado en Singapur, por un ciudadano chino y su mujer de la misma nacionalidad, declaran heredero universal de sus bienes (incluidos los de España) a un “Trust” establecido en ese país.

Desgraciadamente, estos señores no se asesoraron en España, ni tampoco con un abogado conocedor de la Ley Española, por cierto, muy parecida, sino igual, al Derecho Comparado Europeo Continental.

La figura del “Trust” como persona jurídica, que constituida por el creador del “Trust”, aporta, en una figura legal que podría asemejarse al fideicomiso, todos o una serie de bienes para que éstos pasen a manos del “Trust”, nombrando a uno o varios “Trustee/s” (gestores y director/es del “Trust”), y que dirigirán el mismo, siguiendo los deseos o instrucciones del creador del “Trust”, y garantizando el cumplimiento de las mismas, haciendo posible así perpetuar la masa hereditaria en el futuro, pues los beneficiarios del mismo gozan del uso y disfrute, pero no de la propiedad, ni por supuesto de las facultades de disponer sobre los bienes del “Trust”.

No obstante, en España y en otros países europeos, esta figura de origen británico no existe y el “Trust” no se reconoce como persona jurídica, por lo que en el caso que comentamos, legal y fiscalmente se tendrá por no existente, siendo los beneficiarios del “Trust” los considerados directamente como, en el caso de que estos aceptaran la herencia, los herederos universales, aplicándoseles directamente el tipo impositivo que corresponda conforme a la Ley en cada caso, por la línea de consanguinidad que tuvieren con el testador o testadores.

Añado aquí  la resolución vinculante de la Administración de Hacienda Española de fecha 8 de abril de 2016 que aclara de manera indubitable el asunto, a una consulta realizada en una situación similar.

De aquí la importancia de un buen asesoramiento jurídico a la hora de redactar y otorgar documentos jurídicos tan importantes como un testamento, no todas las figuras jurídicas son válidas en todos los ordenamientos y es, sino necesario, extremadamente conveniente contar con un asesoramiento legal y fiscal sobre la legislación del país donde se actúe.

También disponible en Inglés

UNIRSE A LA DISCUSIÓN

Captcha *